Entrar  
 


<< Volver a mensajes Destacados
<< Volver al foro General
*Estilo clásico*

Página 1 de 0
  Mensaje :
 Publicado 18/07/2006 por:  
 Miguel Schuldt Usuario registrado: Feb 2006
Villa Elisa (Buenos Aires) - Argentina
PUBLICACIONES SOBRE COBERTURA Y CAPACIDAD DE PORTE.:
En varias oportunidades hemos comentado algunos aspectos inherentes a la conveniencia de emplear tal o cual cobertura para el lombricultivo así como la cantidad de lombrices que admiten los vermicultivos según se utilicen determinadas materias orgánicas. En los últimos números de la Revista Argentina de Producción Animal publicamos dos trabajos al respecto que habían sido motivo de ponencias en sendos congresos. Aspectos que pueden ser significativos para la toma de decisiones en el marco de la conducción de los cultivos, por lo que deseamos compartirlos con Uds. en la pagina mediante los resúmenes ampliados y la discusión en torno a las conclusiones. Saludos cordiales Miguel
1)Citar como:
SCHULDT, M., RUMI, A., GUTIERREZ-GREGORIC, D , FABAZ-RIVERO, Y. y CABRERA, D.A., 2005. Tipos de coberturas en lombricultivos de Eisenia fetida (Oligochaeta, Lumbricidae). Su incidencia sobre distribución y densidad. 12 avas. Jornadas Nacionales de Lombricultura (Gral. Cabrera, Arg., octubre 2003). Rev.Arg.Prod. Animal 25(3-4): 207-213.
RESUMEN
La cobertura de un vermicultivo constituye una interfase de la que se espera contribuya a un control de malezas, brinde aislamiento térmico, facilite la infiltración del agua y el intercambio gaseoso, restrinja la evaporación, proteja de predadores y reduzca las fugas. Los materiales comúnmente usados para cubrir los vermicultivos suelen ser de naturaleza vegetal, sintética o bien mixta. Con el fin de establecer ventajas e inconvenientes derivados del uso de estas y simultáneamente proporcionar criterios objetivos para adoptar la cobertura más conveniente, se delimitaron parcelas con diferentes coberturas en dos lombricultivos experimentales bajo distintas estrategias de conducción (autosiembra y alimentación sucesiva). Se muestreó y evaluó la distribución y densidad de lombrices/Lecho para distinto tipos - combinaciones de materiales de cobertura (pastos secos, nylon y red semisombra doble del 80%). Se estableció que las cubiertas impermeables afectan negativamente a la capacidad de porte del sustrato, particularmente en profundidad, movilizando los animales subadultos y adultos hacia la superficie, reduciéndose, en algunos casos, la densidad a menos de la mitad de las lombrices que albergan coberturas permeables. Se recomienda la utilización de coberturas naturales en combinación con malla del tipo semisombra, simple, del 50%, o aún menos densas, desaconsejándose la utilización de nylon-polietileno.
Palabras clave: Eisenia fetida, coberturas vermicultivos, densidad, distribución.
DISCUSIÓN.
En las experiencias en la localidad de Luján, la disminución en el número de animales adultos se relaciona con la estrategia de manejo (autosiembra), estimándose una fuga hacía sectores aledaños en torno a 5000 l/L, afectando por igual a todo el sector e independientemente de la cobertura (Schuldt, Rumi, Gutiérrez Gregoric y otros, 2001).
En Villa Elisa, los factores que pudieron haber provocado la fuga de adultos de superficie de la parcela I posiblemente se relacionen con una leve disminución de la humedad, dada la ubicación del sector que determinó un discreto incremento en la aireación y exposición solar (no se regó durante 15 días).
Integrando las variaciones en los resultados observados en ambos vermicultivos (Luján y Villa Elisa), la menor densidad de las lombrices en las parcelas con nylon adquiere relevancia, pudiendo relacionarsela con un déficit de oxigenación, que aún atenuado se percibe en las parcelas con semisombra. Lo último puede deberse al hecho de utilizar la semisombra doble y sin extender la malla de por si densa (80%). Se acrecienta así un efecto que con la utilización de la semisombra del 80% simple (sin doblar) y estirada hubiese sido imperceptible o nulo. La hipótesis del déficit de oxígeno se sustenta en que las lombrices de mayor talla y por ende más móviles abandonaran la zona profunda del lecho con cubierta impermeable. Según Edwards y Bohlen (1996) la elevación en la concentración del dióxido de carbono es menos importante como factor limitante que el déficit de oxígeno.
Las coberturas naturales son sindicadas a menudo como vectores de semillas de malezas varias, lo que se acentúa si se utilizan cortes de vegetales semillados. Puede minimizarse con la utilización de fardos tratados adecuadamente, aunque más costosos, inciden significativamente en la calidad del humus obtenido. La presencia de paja, pastos y otros restos de origen vegetal permite mantener en los sectores de cultivo a lombrices que fugarían ante excesos de agua.
La utilización de la semisombra facilita el suministro del alimento en el marco de la estrategia de alimentación sucesiva, el desmalezamiento y otras tareas de mantenimiento, permitiendo descubrir / cubrir la superficie del cultivo son solo enrollarla / desenrollarla. El enrollado mantiene la disposición de la cubierta vegetal (sobre la red) que se enrolla asimismo.
CONCLUSIÓN.
A partir de lo expuesto, se recomienda la utilización de coberturas naturales en combinación con mallas del tipo semisombra, simples y menos densas al 80%, desaconsejándose la utilización de filmes impermeables.
BIBLIOGRAFÍA
ABIATTE, M., 2003. Lombricultura. Distribuidora Kioscos Diarios y Revistas, Buenos Aires, 48 p.
EDWARDS, C. A. y BOHLEN, P. J., 1996. Biology and Ecology of Earthworms. Chapman & Hall, London, 425 p.
SCHULDT, M., 2001. Lombricultura: su teoría y práctica en el ámbito agropecuario, industrial y doméstico. Imprelyf, La Plata, 136 p.
SCHULDT, M., RUMI, A., GUARRERA, L. y de BELAUSTEGUI, H. P.., 1998. Programación de muestreos de Eisenia foetida (Annelida, Lumbricidae). Adecuación a diferentes alternativas de manejo. Rev. Arg. Prod. Animal 18(1):53-66.
SCHULDT, M., RUMI, A., de BELAUSTEGUI, H. P. y DAMBORENEA, M. C., 1999. Potencial reproductor de Eisenia foetida (Annelida, Lumbricidae) y estructura poblacional del lombricultivo. 14º. Congr. Lat. Cs. Suelo –CLACS-99 (Pucón, CH; nov. 99; versión CD), VI-4: 4 p.
SCHULDT, M., RUMI, A., GUTIÉRREZ GREGORIC, D., CALONI, N., BODNAR, J., REVORA, N., TASSO, V., VALENTI, M., VARELA, J. y de BELAUSTEGUI, H. P., 2001. El cultivo de Eisenia foetida (Annelida, Lumbricidae) con scrap de arroz expandido en condiciones de temperie y laboratorio. I Reunión Binacional Argentino-Chilena de Ecología (Bariloche, Arg., abril 2001), Libro de Resúmenes: 218.
2) Citar como:
SCHULDT, M., RUMI, A., GUTIERREZ-GREGORIC, D., 2005. Estimación de la capacidad de porte en lombricultivos de Eisenia fetida (Oligochaeta, Lumbricidae) con distintas materias orgánicas. VII Jornadas de Zoología del Uruguay (Montevideo, octubre 2003). Rev. Arg. Prod. Animal 25(1-2): 101-109.
RESUMEN
Las inseminaciones con baja densidad de lombrices permiten un rápido crecimiento de la población. La densidad creciente de las lombrices tras la siembra incide negativamente sobre la producción de nuevos individuos. Cuando la población del vermicultivo tiende a la capacidad de porte (apiñamiento que permite el sustrato / alimento) la reproducción alcanza un mínimo. Para optimizar el crecimiento de la población debe subdividirsela, o dirigir las lombrices hacia otros sectores cuando las densidades estén 20-30% debajo de la capacidad de porte. Se analiza la densidad nominal de lombrices presentes en distintos sustratos alimentos (estiércoles de bovinos, ovinos y equinos, camas de pollos parrilleros, y la fracción biodegradable de los residuos sólidos urbanos) y su estructura. En poblaciones conducidas con alimentación sucesiva (diaria, cada 7-10 días, mensual) y por autosiembra (disposición única del alimento para ser consumido en 2-4 meses, tras lo cual las lombrices emigran) se observó que: 1) Mediante alimentación periódica la capacidad de porte puede estimarse sobre la base del porcentaje de cocones presentes (descensos de este estamento por debajo del 20% ocurren cuando la población se halla aún a un 20-30% de su apiñamiento máximo); 2) En el manejo con autosiembra la producción de cocones no decae tanto cuando las lombrices se apiñan, lo que se relaciona con la posibilidad que brinda esta estrategia de conducción a los animales para abandonar tempranamente el medio, siendo menos útiles las puestas para estimar el apiñamiento. Descensos del potencial reproductor se relacionan con fugas por sobreapiñamiento.
Palabras clave: Vermicompostaje, densidad lombrices, distintos sustratos.
DISCUSIÓN
Cualquiera sea la estrategia de conducción de los vermicultivos, el grado de apiñamiento de las lombrices en el sustrato incide mas que otros factores (agregado de alimento, riego) sobre la producción de cocones (Schuldt, 2001), por ello, la observación del número relativo de cocones respecto de los demás estamentos de la población permite a la luz de los resultados objetivar la actividad sexual y constituir un estimador del grado de apiñamiento.
Interesa determinar para este estimador su rango de variación en las distintas estrategias de conducción de los cultivos, para proceder a la subdivisión o favorecer la emigración de las lombrices y así mantener una tasa de crecimiento optima del cultivo.
a) Alimentación sucesiva.
Cuando la conducción del cultivo basa en la alimentación sucesiva, en el caso del estiércol bovino (Figura 1, BO a B3) la cantidad de cocones decae apenas se rebasan valores medios de apiñamiento (Figura 2), de modo que pareciera razonable subdividir el cultivo si en el muestreo se determina que la cantidad de cocones descendió hasta ser inferior al 20%, que es cuando la densidad nominal tiende a 70.000 lombrices / Lecho (Cuadro 2), siendo poco razonable mantener poblaciones en torno a situaciones inestables como se desprende de la situación del cultivo después de la fuga facilitada por la lluvia, salvo que el objetivo de la producción sea el humus y no las lombrices.
En el caso de las lombrices del semillero del engorde a corral, el limite del 20% de juveniles parece asimismo adecuado para comenzar a extraer lombrices e integrarlas a sectores de cultivo ya sea para siembra o repoblación (Figura 3, B4), es decir cuando la densidad nominal se halla cercana a 190.000 lombrices / Lecho (preferentemente por debajo de ese valor).
El estiércol equino permite sostener mas de 100.000 lombrices / Lecho (Pennington, com. personal y datos propios). En la Figura 4 se observa la situación de un cultivo que había sido subdividido 60 días antes y refleja una situación de apiñamiento medio a elevado, en cierto modo equivalente a la que se observa en las Figuras 1 y 2 (BO). En ambos casos la cantidad de cocones se halla aún cercana al 40% (nótese la semejanza entre las estructuras correspondientes en las Figuras 2, BO y 4). Considerando que ambos cultivos requieren aún mas de 30 días para saturar el sustrato (Schuldt, Rumi, Gutierrez-Gregoric y otros, 2003), también surge como razonable subdividir cuando los cocones representen menos del 20% respecto de los demás estamentos.
En el caso del estiércol ovino se desconoce su capacidad de porte y para el cultivo que nos ocupa carecemos de datos precisos sobre su añejamiento mas allá de saber que es inferior al año y que había sido subdividido 3 meses antes, siendo concordante con la baja representatividad del estamento de cocones (inferior al 5%). La densidad nominal media tiende a 38.000 lombrices / Lecho (Cuadro 2), si bien sobre la base de la dispersión de los datos (Figura 1) es probable que la capacidad de porte de este sustrato permita sobrepasar las 60.000 l/L. En los casos de estimación del número máximo de lombrices que admite un sustrato, cuando no media un monitoreo continuo, conviene considerar de la serie de muestras aquellas que registran las densidades mas altas (rango superior de la distribución).
El lombricultivo mantenido con restos de la preparación de comidas procedentes del entorno familiar refleja un caso típico de un cultivo que alcanzada la capacidad de porte no experimenta subdivisiones y presenta un estamento de cocones inferior al 20%, con los máximos valores de potencial reproductor (Schuldt y otros, 1999).
b) Autosiembra.
En las Figuras 1 (B5, B6) y 3 (B5, B6) se evidencia el efecto del añejamiento del sustrato-alimento obtenido en el marco del engorde a corral. El estiércol con menos de 1 año de estacionamiento posibilita densidades de mas de 70.000 lombrices / Lecho, mientras que las densidades medias del de 2 años de maduración no sobrepasan la mitad de ese valor, aunque alguna muestra proyecte 50.000 l/L (Cuadro 2). Ambos lombricultivos se hallaban a 4-5 semanas de producirse la emigración de lombrices al sector adyacente. Comparativamente con lo observado para los distintos casos analizados con alimentación sucesiva (menos del 20% de cocones), se destaca el mayor numero de cocones correspondiente autosiembra (60-40%) (Figura 3, B5, B6). Esta situación es comparable a lo que acontece cuando el sustrato alimento es la cama de pollos parrilleros (Figura 4), aunque ahora nos hallemos prácticamente sobre el inicio de la emigración.
Sobre la base del monitoreo de otros cultivos conducidos mediante autosiembra (Schuldt, 2001; Schuldt y otros, 2003) surge como común denominador la persistencia de poblaciones residuales con un número importante de cocones (20 a 40%) aún a mas de un mes de haber fugado al sector dispuesto a tal fin. Esto puede relacionarse con la descompresión de los adultos y subadultos que emigran antes de agotar el sustrato, lo que implica un menor tamaño poblacional para los residentes. En el caso de materiales de difícil descomposición, como lo son los compuestos carbonados de cadena larga, se continua desarrollando una importante microflora y fauna, lo que podría explicar en el caso de las camas de pollos parrilleros (uno de cuyos componentes es la cáscara de girasol), el que la fuga temprana de animales al cabo de solo 2 meses de iniciado el cultivo y con densidades relativamente bajas, en torno a 32.000 l/L (Figura 1, Cuadro 2) mantienen constante el número de lombrices por otros dos meses (Schuldt y otros, 2001).
Consecuentemente, en estos casos, el dato del número relativo de cocones no nos orienta demasiado acerca de la capacidad de porte del sustrato. En cambio, la evolución del potencial reproductor puede resultar de utilidad en aquellos casos donde se observan descensos bruscos de su valor en el sector monitoreado.
CONCLUSIONES
Con alimentación periódica la capacidad de porte puede estimarse sobre la base del porcentaje de cocones presentes: descensos de este estamento por debajo del 20% se observan cuando la población se halla aún a un 20-30% de su máximo apiñamiento.
Cuando se implementa un manejo de los cultivos con autosiembra, la disminución en la producción de cocones se retarda, siendo las puestas menos útiles como estimador de la capacidad de porte, y obliga a programar una mayor frecuencia de muestreo, en la marco de la cuál, un descenso brusco del potencial reproductor se correlaciona con una población que ha rebasado la densidad máxima de lombrices para el sustrato / alimento en cuestión.
BIBLIOGRAFIA
FERRUZZI, C. , 1987. Manual de lombricultura. Ediciones Mundi Prensa, Madrid, 138 p.
SCHULDT, M., 1993. Lombricultura práctica. Ediciones Sur, La Plata, 56 p.
SCHULDT, M., 2001. Lombricultura: su teoría y práctica en el ámbito agropecuario, industrial y doméstico. Imprelyf, La Plata, 136 p.
SCHULDT, M., RUMI, A., GUARRERA, L. y de BELAUSTEGUI, H. P.., 1998. Programación de muestreos de Eisenia foetida (Annelida, Lumbricidae). Adecuación a diferentes alternativas de manejo. Rev. Arg. Prod. Animal 18(1):53-66.
SCHULDT, M., RUMI, A., de BELAUSTEGUI, H. P. y DAMBORENEA, M. C., 1999. Potencial reproductor de Eisenia foetida (Annelida, Lumbricidae) y estructura poblacional del lombricultivo. 14º. Congr. Lat. Cs. Suelo –CLACS-99 (Pucón, CH; nov. 99; versión CD), VI-4: 4 p.
SCHULDT, M., RUMI, A., GUTIÉRREZ GREGORIC, D., CALONI, N., BODNAR, J.,
REVORA, N., TASSO, V., VALENTI, M., VARELA, J. y de BELAUSTEGUI, H. P., 2001.El cultivo de Eisenia foetida (Annelida, Lumbricidae) con scrap de arroz expandido en condiciones de temperie y laboratorio. I Reunión Binacional Argentino-Chilena de Ecología (Bariloche, Arg., abril 2001), Libro de Resúmenes: 218.
SCHULDT, M., RUMI, A., GUTIERREZ-GREGORIC, D , FABAZ-RIVERO, Y. y CABRERA,D.A., 2003. Tipos de coberturas en lombricultivos de Eisenia foetida (Oligochaeta, Lumbricidae). Su incidencia sobre distribución y densidad. Resumenes 12 avas. Jornadas Nacionales de Lombricultura (Gral. Cabrera, Arg., octubre 2003): 3-4.


<< Volver a mensajes Destacados
<< Volver al foro General
*Estilo clásico*

Página 1 de 0