Entrar  
 


<< Volver al foro General*Estilo clásico*

Página 1 de 0
  Mensaje :
 Publicado 10/06/2007 por:  
 Patricio Basaure Usuario registrado: Feb 2006
Santiago (Región Metropolitana) - Chile
Importancia del riego de emergencia en cultivos:
El establecimiento de los diversos cultivos en forma debida es una de las condiciones influyentes en la obtención de altos rendimientos.
Para que éste inicio sea auspicioso, es vital lograr una emergencia rápida, pareja y con un óptimo número de plantas.

Un factor fundamental para ello es que el suelo tenga, inmediatamente después de la siembra, la humedad suficiente que permita el proceso de germinación de las semillas.

Si éste objetivo no se cumple, el cultivo tendrá desde sus inicios distintos grados de desarrollo y una población insuficiente de plántulas, factores que inevitablemente perjudicarán el manejo y la producción final del cultivo. Por otro lado, si el aporte de agua se interrumpe durante el proceso de germinación, existe el riesgo de que la semilla no logre emerger o sufra la acción nociva de hongos y en consecuencia se pierda la siembra.

Habitualmente, muchos agricultores confían en las lluvias para lograr la humedad que el suelo requiere. Sin embargo, éstas pueden no ocurrir en la cantidad y oportunidad necesarias. Como alternativa, con frecuiencia se recurre al riego tendido. Esta, no obstante, es una práctica ineficiente y riesgosa, puesto que causa anegamientos, erosión, arrastre de semillas, encostramientos y enmalezamientos tempranos.

La mejor opción para controlar el contenido de humedad del suelo es el riego que proporcionan los riegos tecnificados, cobertura total, pivote, carrete, side roll, como también el sistema de riego por surcos en las siembras en platabandas. De ésta forma, es posible regular la intensidad, duración y oportunidad del agua a aplicar, adecuándola a las necesidades precisas del cultivo en particular. Su uso independiza al cultivo de la falta de lluvias, factor que, como se ha señalado, es especialmente crítico en el período de la emergencia.

Las reglas de oro al establecer un cultivo se orientan a regar inmediatamente después de la siembra, aplicar entre 15 a 25 mm. de agua, dependiendo de la humedad de la cama de semilla, y repetir riegos de 4 a 8 mm. cada 3 a 4 días, hasta lograr la emergencia completa.

En los equipos de riego tecnificado, se recomienda usar boquillas de menor tamaño y operar el equipo con presiones levemente superiores a la normal de trabajo. De ésta manera las gotas de agua serán más pequeñas y se minimizará su impacto sobre la superficie sin vegetación, evitandose así destruir los agregados del suelo y evitar el riesgo de encostramientos posterior.

En caso de presentarse lluvias justo después de sembrar, estar atento al encostramiento. Para impedir este factor negativo, regar con pequeños volúmenes de agua - entre 4 y 8 mm.- cada 3 0 4 días, hasta que finalice la etapa de emergencia.

El riego tecnificado de emergencia asegura una emergencia rápida y homogénea de todo el cultivo, permitiendo una óptima población de plantas - densidad de cultivo-, favorece la germinación temprana y uniforme de las malezas lo que facilita su control natural, y evita los problemas de encostramiento.

Consejos sencillos, pero importantes de considerar.

Patricio

<< Volver al foro General*Estilo clásico*

Página 1 de 0