Entrar  
 


<< Volver a mensajes Destacados
<< Volver al foro General
*Estilo clásico*

Página 1 de 1
  Mensaje (4 respuestas):
 Publicado 26/02/2010 por:  
 Miguel Schuldt Usuario registrado: Feb 2006
El Bolson (Rio Negro) - Argentina
ACERCA DE LOMBRICES ROJAS SILVESTRES:
LOMBRICES ROJAS (Eisenia fetida y Eisenia andrei) SILVESTRES.
Miguel SCHULDT 1 y Hernán TESTA 2
1Conicet, AER INTA El Bolsón, Mármol s/n, 8430 El Bolsón, Prov. Río Negro;
2Camino de los Nogales S.R.L. (8430) El Bolsón, R.N.
E-mail: miguel_schuldt@hotmail.com
Introducción.
Una vieja discusión, y por que no preocupación, tiene que ver con las diferencias de utilizar para la iniciación de lombricultivos con fines productivos a las lombrices rojas salvajes en lugar de las que resultan del cultivo en medios mas o menos controlados. Cuestión que no puede desvincularse de intereses comerciales, como se desprende del análisis de 2 casos paradigmáticos. El más conocido es el de Ferruzzi (1987) que dice, o cree, comercializar una inexistente Red hybrid, o el más reciente de la también inexistente Lombriz salpla de la empresa Biprocol (cuyo nombre resulta de la contracción Salvador Plaza). Los avatares de esta última pueden seguirse con el buscador del foro de www.manualdelombricultura.com. En ambos casos se trata de Eisenia fetida y E. andrei.
El argumento de quienes intentan colocar las cuestionadas “variedades” suele girar en torno al supuesto de haber logrado una selección genética de aquellos caracteres que hacen al mejoramiento del desempeño reproductivo y evitar las fugas hacia el medio circundante. Supuesto altamente improbable.
Cuando se contrastan los supuestos logros con los parámetros reprobiológicos de ambas Eisenia ssp., se observa que se hallan dentro de los límites conocidos para ellas y que la “mejora” es simplemente el resultado de haber aprendido a manejar un poco mejor estas lombrices, cosa que esta al alcance de cualquiera siempre y cuando conozca y tenga en cuenta los principales factores limitantes físicos, químicos y biológicos e implemente en su vermicultivo una estrategia de conducción acorde.
El tema del control de las fugas es otro logro falaz, ya que se pueden minimizar las fugas pero no suprimirlas. Ello se debe a que la “genética de fuga” se halla profundamente arraigada en estas lombrices y ha sido la que permitió que llegaran hasta nosotros. Nos basamos para esta afirmación en que hace unos 10.000 años el género Eisenia se hallaba naturalmente distribuido en Eurasia, donde su existencia se relacionaba con la oportunidad derivada de la estercoladura de los grandes herbívoros, amén de otros acúmulos de materia orgánica en descomposición (bosque caducifolio). El estiércol es un medio efímero que debe ser aprovechado rápidamente ya que existen muchos otros organismos que tienden desarrollarse en él o a colonizarlo (protistas, nemátodes, insectos y otros organismos). Hace 10.000 años el hombre poco puede haber contribuido a la dispersión de estas lombrices, por lo que a ellas no les quedó mas remedio que seguir guiadas por su “olfato” las deposiciones recientes, explotar ese microhabitat hasta agotarlo y salir nuevamente hacia nuevas deposiciones. La evolución seleccionó esta genética, una impronta todavía presente, que desvela casi a cualquier lombricultor, sobre todo cuando se inicia. Posteriormente con mayor experiencia consigue minimizar las fugas con un manejo adecuado (mantener la población por debajo de la capacidad de porte del medio, suministrar alimento cuando hace falta, dosificar el riego y mantener las condiciones del cultivo dentro de la tolerancia de las lombrices). Nuevamente la solución al problema nada tenia que ver con una supuesta “selección artificial”.
Desde entonces hasta hoy estas lombrices han recorrido un largo camino, al punto que, Eisenia ssp. se halla en casi todo el mundo. Presencia a la que el hombre no es ajena, constituyendo un caso patente de antropocoria. Ejemplo de ello es Latinoamérica, donde si bien en algunos casos hay registros sobre la introducción de Eisenia ssp., en la mayoría de los países de la región estas ya habían sido constatadas antes en muestreos del medio silvestre efectuados por especialistas (Righi, 1979). Posterioriormente, el desarrollo de lombricultivos ha acrecentado la dispersión de estas lombrices.
Por ello no es extraño que se apuntara a este conjunto de lombrices silvestres y asilvestradas para tentar el desarrollo de lombricultivos. Iniciativa que Biasati y otros (1995) consiguen con éxito. Para acceder a ellas es suficiente trampear en los lugares adecuados (hojarasca, estiércoles) con estiércol fresco de equino o bovino. Se presta el colocar esta materia orgánica en bolsas tipo red. Tras unos días (7-10) de permanencia de las mismas en un lugar sombrío, con buena humectación, se consiguen capturar suficientes como para iniciar un lombricario doméstico que, con un manejo adecuado y con tiempo suficiente, puede proyectare casi a cualquier escala.
Algunas observaciones sobre Eisenia fetida y E. andrei silvestres y asilvestradas.
Hemos tenido encuentros en varias oportunidades con estas poblaciones autosembradas. Ya en la década del 90, en la provincia de Bs. Aires (Centro Este de Argentina) – caso de la zona del Abasto (periferia de La Plata )- era común hallarlas en las inmediaciones de lombricultivos comerciales, desde donde presumiblemente habían logrado afincarse hasta varios kilómetros del lugar de origen. Las condiciones climáticas benignas de la zona (sin heladas intensas) favorecen sin duda su dispersión. Sin embargo, aún en climas más fríos, estas poblaciones también se hallan presentes. En Patagonia las detectamos en un Lupular de El Bolsón (Río Negro) y en la Bodega de El Hoyo (Patagonian Wines, Chubut). Para los lombricultivos de esta zona recomendamos a modo de protección invernal, que la altura de pila sea de al menos 40 a 60 cm. La presencia de las lombrices habla a las claras acerca de que pueden sobrevivir sin ésos recaudos que, indudablemente, son necesarios a los fines de optimizar el manejo invernal.
En el caso de la Bodega en El Hoyo, habíamos iniciado un lombricultivo en junio 2007 (Schuldt, 2008). Prácticamente un año después, en un acúmulo de orujo y escobajo, depositado recientemente, se hallo una población significativa de E. fetida y E. andrei. Por la distancia de casi 1 km a la que se hallaba el lombricultivo, características del terreno y la baja densidad de la siembra (1.400 lombrices / Lecho) es improbable hayan emigrado del vermicultivo, siendo probablemente salvajes residentes en un depresión boscosa aledaña (con vegetación caduca y perenne profusa surcada por un pequeño arroyo) atraídas por la inusual oferta alimentaria. No había registro previo de lombricultivos cercanos más allá de 2 emprendimientos a poco menos de 10 km.
Una situación distinta se constató con motivo de un proyecto de reconversión de los restos biodegradables resultantes de la industrialización del Lúpulo. Iniciamos en julio 2009 en un predio (Camino Viejo, El Bolsón) un lombricultivo con E. fetida y E. andrei que, inicialmente presentó algunos problemas que pudimos corregir introduciendo algunos cambios en la composición relativa de esos residuos para hacerlos mas “palatables”. Hacia diciembre 2009 se detecta una población importante de E. andrei en restos de estiércol de oveja con remanentes de hojas y tallos de Lúpulo en un Lupular distante (a mas de 2 km). Nuevamente en atención al terreno, tiempo y distancia se descarto prima facie la migración desde el área sembrada 6 meses antes. Indagaciones posteriores permitieron corroborar se trataba de poblaciones residuales de un lombricultivo que hacia mas de una década había sido abandonado. Cabe señalar que en todo ese tiempo las lombrices quedaron libradas a su suerte subsistiendo sin riego (anualmente las precipitaciones rondan los 1.000 mm) en los importantes acúmulos orgánicos que genera la actividad. Esas poblaciones estaban también expuestas a una predación importante por parte de las bandurrias (un ibis local).
Ambas Eisenia son buenas especies, y en consecuencia no se cruzan. Comúnmente en los lombricultivos suelen estar presentes E. fetida y E. andrei. Las dos poseen los mismos parámetros reprobiológicos aunque se supone que en el medio natural se desarrollan mejor las poblaciones de E. fetida por ser mas rústica que E. andrei, una especie mas reciente y que, en teoría, tiende a prevalecer en los lombricultivos mixtos (Domínguez y otros, 2005; Perez-Lozada y otros, 2005). En el caso del lombricultivo abandonado del lupular y si bien no sabemos cual fue la integración específica inicial de las lombrices, sorprende que actualmente se constaten en el sólo ejemplares de E. andrei, por lo que podríamos aventurar que el estrés de la ausencia de manejo favoreció unilateralmente a esta especie o bien que en la siembra no hubo E. fetida. La primer opción apuntaría aceptar la posibilidad de que E. andrei pudiera responder mejor de lo que suponemos a ciertas presiones del medio natural. Incógnita que exige investigación aún.
Recomendaciones
No hay razones para despreciar las lombrices rojas silvestres. Pueden utilizarse para iniciar lombricultivos.
Trampee para capturarlas en los lugares clásicos donde se acumula materia orgánica húmeda.
Si inicia un criadero con estas lombrices silvestres o asilvestradas consulte algún especialista para estar seguro se trata de Eisenia fetida y E. andrei, o en su defecto, al menos constate como son los cocones (forma, tamaño) de las lombrices capturadas para así saber si son las rojas en cuestión.
Referencias
BIASATTI, N. R., L. B. MARC, E. P. SPIAGGI y R. DI MASSO, 1995. Utilización de ejemplares silvestres de Eisenia foetida para constituir una colonia de cría en cautiverio. XVIII Reunión Arg. Ecología, Buenos Aires, 21-23/04/1997.
DOMINGUEZ, J., A. VELANDO y A. FERREIRO, 2005. Are Eisenia fetida (Savigny, 1826) and Eisenia andrei Bouché (1972) (Oligochaeta, Lumbricidae) different biological species? Pedobiologica 49: 81-87.
FERRUZZi, C., 1987. Manual de lombricultura. Ediciones Mundi-Prensa, Madrid. 138 págs.
PEREZ-LOZADA, M., J. EIROA, S. MATO y J. DOMÍNGUEZ, 2005. Phylogenetic species delimitation of the earthworms Eisenia fetida (Savigny, 1826) and Eisenia andrei Bouché (1972) (Oligochaeta, Lumbricidae) based on mitochondrial and nuclear DNA sequences. Pedobiologia 49: 317-324.
RIGHI, G., 1979. Introducción al estudio de las lombrices del suelo (Oligoquetos Megadrilos) de la provincia de Santa Fe (Argentina). Rev. Asoc. Cienc. Nat. Litoral, 10:89-155.
M. SCHULDT, 2002. Las lombrices utilizadas en vermicultivos. www.manualdelombricultura.com, 6 págs.
SCHULDT, M., 2006. Lombricultura. Teoría y práctica. Mundi-Prensa, Madrid, 307 págs.
SCHULDT, M., 2008. Iniciación de lombricultivos de Eisenia fetida (y E. andrei) (Oligochaeta, Lumbricidae) con siembras de baja densidad. Estrucplan VIII(676):1-7.


 Respuesta #4 - Publicada 03/03/2010 por:  
 Patricio Basaure Usuario registrado: Feb 2006
Santiago (Región Metropolitana) - Chile
Re: ACERCA DE LOMBRICES ROJAS SILVESTRES:
(1 Respuesta)
Estimado Miguel:

Una vez más agradecemos tus valiosos e interesantes aportes sobre el tema, los que otorgan el nivel científico y técnico al mismo. Tu amigo de siempre.

Patricio

Ver respuesta (1)  
 Respuesta #3 - Publicada 28/02/2010 por:  
 Erik Avalesco Usuario registrado: Oct 2008
Guatemala (z21 Capital) - Guatemala
Re: ACERCA DE LOMBRICES ROJAS SILVESTRES:
(1 Respuesta)
un comentario de un amigo de españa.

A propósito de frío...tengo medidas temperaturas de 2ºC en el lecho grande y las lombrices están a diez cm de la superfície y entre la hojarasca del acolchado...y lo más asombroso...cocones casi en la superfície,lo que indica que muchos de los parámetros que se dan por comprobados,se deberían revisar. Estas Eisenia sp. de Soria, han resistido millones de años porque están preparadas para resistir temperaturas de menos de -17ºC que son los medidos por la estación metereológica el año pasado.

http://www.infojardin.com/foro/showthread.php?t=155863&page=84
********************


por aparte agradecido por ese tipo de informacion, aqui un amigo me hizo el comentario que vio lombrices rojas silvestres en un area muy agradable media de 20 y humeda, seria muy probable que sea cierto, aunque no e podido ir a confirmar esa informacion.



Ver respuesta (1)  
 Respuesta #2 - Publicada 28/02/2010 por:  
 Carlos Navarro Usuario registrado: Nov 2007
Albacete (Albacete) - España
Re: ACERCA DE LOMBRICES ROJAS SILVESTRES:
(1 Respuesta)
Apreciado profesor Miguel Schuldt:

Una nota muy interesante.

Yo aquí también he encontrado poblaciones silvestres de Eisenia fetida y E. andrei en los lugares más insospechados, soportando las más duras condiciones, en espera de algún nuevo objetivo que alcanzar; así es como les dicta la Naturaleza. ¡Cuán maravillosas son "nuestras rojas"! Hace poco, durante el trabajo, haciendo una inspección rutinaria en una pequeña estación meteorológica ubicada en una Estación Depuradora de Aguas Residuales (abandonada y fuera de servicio desde hace varios años), encontré una población muy numerosa de lombrices silvestres; población que aunque efectivamente estaba formada por ambas especies, estaba dominada de forma absoluta por E. fetida.

Por otra parte, y a propósito de su nota, me gustaría recordar una anécdota que en su día (cuando nos la contó) me pareció muy curiosa; muy curiosa tanto por la distancia recorrida (¡100 metros!), como por la altura que tuvieron que salvar hasta llegar a la torre (¡10 metros, y sin alas ni patas!). Decía así:

"Cuando recién nos iniciamos en la lombricultura en Villa Elisa, teniamos un criadero con algunas decenas de millones de lombrices. Fuimos achicando dado que el área se volvió cada vez más residencial. Un vecino cuya vivienda se hallaba a mas de 100 m nos comenta que nuestras lombrices le habían echado a perder el agua del tanque (estaba en una torre a mas de 10 m de altura). Investigamos y resulta que la torre albergaba palomas que estercolaban sobre el tanque generando la atracción para las lombrices" (Referencia de búsqueda: ¿Llueven lombrices?)

Sorprendente.

Por otra parte, Miguel, me gustaría hacerle una consulta:

He estado buscando la publicación que figura en el primer lugar de las referencias (*), y no he logrado encontrarla. ¿Vd. dispone de ella?

Es todo. Muchas gracias de antemano por su atenta respuesta. Por cierto, ¿tiene noticias de Patricio Basaure? He intentado contactar con él desde hace varios días a través del correo electrónico y no he recibido respuesta.

Un afectuoso saludo.

Carlos Navarro

(*) BIASATTI, N. R., L. B. MARC, E. P. SPIAGGI y R. DI MASSO, 1995. Utilización de ejemplares silvestres de Eisenia foetida para constituir una colonia de cría en cautiverio. XVIII Reunión Arg. Ecología, Buenos Aires, 21-23/04/1997

Ver respuesta (1)  
 Respuesta #1 - Publicada 28/02/2010 por:  
 Pedro Guerrero Usuario registrado: Jul 2008
Huajuapan de León (Oaxaca) - México
Re: ACERCA DE LOMBRICES ROJAS SILVESTRES:
(1 Respuesta)

Apreciable Dr. Schuldt:

Muy interesante su aporte. Simplemente considero que como en todo trabajo académico, se hace necesario precisar los conceptos o categorías del conocimiento que se pretende transmitir. En lo personal no me queda muy claro lo que debo entender por “lombrices silvestres” y por “lombrices asilvestradas”. Asimismo, en la categoría “Lombrices Rojas Salvajes” me parece un término muy fuerte, puesto que en él se advierte una connotación semántica que nos induce a pensar que poseen ciertos rasgos de peligrosidad o de violencia, lo que considero injusto y contradictorio en el entendido de que diferentes autores incluyéndolo a usted, se han referido a estas especies como totalmente inofensivas para los humanos y es claro que aún cuando no están dentro de nuestros canteros continúan siendo inofensivas y como usted lo señala, altamente susceptibles a ser domesticadas y no creo que exista en ellas una “genética de fuga”, más bien es la misma genética que poseemos todos los seres vivos: la “genética de sobrevivencia y de reproducción” producto de la evolución, buscando la adaptación y perpetuidad de nuestras respectivas especies sobre la faz de la tierra.

Respecto a la clasificación de Red hybrid y Lombriz salpla, considero que son producto de la imaginación desafortunada y desde luego desinformada pero al mismo tiempo oportunista con fines de lucro y que desprestigia a la lombricultura, sobre todo en este último caso y que su comentario da luces a los lectores para que no se dejen sorprender.

Respecto a los 10,000 años no me queda claro a que se refiere el hito pero al parecer en Mesoamérica no existen datos acerca de su domesticación en sus 18,000 años aproximadamente de iniciada la agricultura según utensilios encontrados en las rutas tolteca e inca, pero por su rusticidad, por su capacidad de adaptación a un amplio rango de altitudes y climas y sobre todo por su inmunidad a todo tipo de enfermedades, seguramente su presencia sobre los mares y continentes es mucho más antigua que la del mismo hombre. Gracias. Reciba un cordial saludo.

Fraternalmente:

Pedro Guerrero


Ver respuesta (1)  
<< Volver a mensajes Destacados
<< Volver al foro General
*Estilo clásico*

Página 1 de 1