Entrar  
 


<< Volver a mensajes Destacados
<< Volver al foro General
*Estilo clásico*

Página 1 de 1
  Mensaje (2 respuestas):
 Publicado 02/09/2011 por:  
 Patricio Basaure Usuario registrado: Feb 2006
Santiago (Región Metropolitana) - Chile
NOGAL 1/NUTRIENTES Y OPCIONES DE FERTILIZACIÓN:
Estimados Amigos:

Motivado por una consulta personal de nuestro amigo Carlos navarro (España), con mucho agrado aporto información relacionada a fertilización de nogal e importancia de nutrientes en su desarrollo vegetativo.

Importancia del nitrógeno:
El nitrógeno es el elemento que más influye en el crecimiento del nogal y es el elemento que comúnmente se presenta deficiente en estas plantaciones. El nitrógeno favorece que los árboles produzcan brotes terminales más largos, presenten un mejor desarrollo radicular, hojas más grandes y mayor contenido de clorofila y es el principal nutriente que afecta el número de nueces producidas por árbol, tamaño y porcentaje de las mismas.

Las reservas de nitrógeno y los aportes de este nutriente determinan la formación de yemas meristemáticas en los brotes en la estación previa que influye en el desarrollo de yemas florales en primavera

El nitrógeno en forma de NO3 puede ser asimilado en la raíz o puede ser transportado hacia la parte aérea vía xilema donde es asimilado en las hojas o almacenado en vacuolas tanto en raíces como en la parte aérea

Una deficiencia leve de nitrógeno apenas es perceptible por el tono verde algo más pálido del follaje. A medida que el déficit progresa la amarillez o palidez del follaje aumenta su notoriedad, el crecimiento de los brotes es más lento y no alcanzan el tamaño final adecuado. El déficit tiene repercusiones en aspectos productivos: la fruta es chica; el llenado, pobre, y aumenta el porcentaje de frutos con golpe de sol y nuez seca.

Estudios realizados en California indican que en el cultivar Serr, la falta de nitrógeno produciría aborto floral y menos cuaja al existir una competencia entre el crecimiento vegetativo y el reproductivo. Estos eventos se dan en forma simultánea en el nogal, con el agravante de que el nitrógeno soluble se dirige preferentemente al brote vegetativo. De allí la importancia de contar con buenas reservas de nitrógeno.

El exceso de nitrógeno también puede ser perjudicial, ya que promueve crecimiento vegetativo exagerado, con hojas más grandes, de color verde más intenso, y al interior de la copa se producen áreas sombreadas con mala fructificación. En esas circunstancias la formación de dardos resulta pobre y la muerte de ramillas es frecuente. La fruta alcanza mayor tamaño, pero la producción decrece pues se da sólo en la periferia. Al intentar revertir el problema por medio de la poda, se genera intenso achuponamiento y gran dificultad para recuperar centros frutales.

Dosis: No existe información nacional sobre respuesta al nitrógeno en ensayos de largo plazo en nogales. Sin embargo, es posible estimar una dosis basándose en modelos simples que consideran la extracción de nitrógeno por una cosecha determinada (datos medidos) y la eficiencia de recuperación, o sea la fracción del nitrógeno aplicado que la planta es capaz de absorber. Este valor se ha extrapolado de experimentos con N "marcado" (N15), en otros frutales caducos.

INIA La Platina ha cuantificado todos los componentes de la extracción en términos de producción de fruta (mariposa y cáscara), poda y hojas. De acuerdo a estos datos, la extracción estimada para una buena producción (3.500 kg/ha) es de 88,7 kg. Asumiendo una eficiencia de recuperación de 40%, la dosis debería ser de 221 kg de N/ha (88,7/0,4) para árboles en plena producción. Esta dosis debe ser ajustada de acuerdo a las observaciones de vigor y productividad del huerto. En este sentido es de gran utilidad el monitoreo con análisis foliar y de reservas en raíces durante el receso.

Época y forma de aplicación: Diferentes experiencias demuestran la ineficiencia de aplicar nitrógeno durante el invierno y hasta principio de primavera, ya que el crecimiento primaveral inicial es sustentado desde las reservas de la planta y no desde el suelo. Con riego convencional se aconseja aplicar nitrógeno en al menos dos épocas: mediados de octubre, principalmente para sustentar la demanda del crecimiento vegetativo una vez que se agoten las reservas, y en la postcosecha inmediata. En esta segunda oportunidad, el nitrógeno absorbido es depositado primero en las hojas y luego es reciclado para reservas. En huertos en que, por problemas de manejo o de la variedad, la cosecha se realiza con el follaje del árbol entrando en senescencia, conviene adelantar la segunda aplicación a precosecha.

En suelos delgados, las buenas prácticas agrícolas indican parcializar la dosis en tres o cuatro: octubre, noviembre, diciembre y marzo, para disminuir pérdidas por lixiviación (arrastre por agua hacia abajo en el suelo).

Los fertilizantes nitrogenados usuales (urea, fertilizantes nítricos) pueden ser agregados en la entre hilera e incorporados con alguna labor de suelo en el área de los futuros surcos de riego. También se puede optar por la aplicación directa en los surcos. En tal caso el fertilizante debe agregarse al fondo del primer o segundo surco, antes de regar. Los fertilizantes altamente solubles, como la urea o los fertilizantes nítricos, no son arrastrados por el agua en el surco.

Aplicaciones posteriores al riego producen problemas diferentes según el tipo de fertilizante. Si es nítrico, se pierde la oportunidad de la aplicación porque el fertilizante no alcanzará el sistema radicular hasta el próximo riego. Si es de tipo amoniacal o portador de N–amídico (urea), el problema es más grave, puesto que se disolverá, pero quedará en la superficie sujeto a perdidas por volatilización hasta el siguiente riego. Una opción válida es agregar el fertilizante sobre la lámina
remanente de agua al finalizar el riego. En ese caso el fertilizante se disuelve e incorpora en los primeros centímetros de suelo, quedando a salvo de perderse por volatilización.

Fuentes de nitrógeno: Corresponden a fertilizantes sintéticos y aquellos que son orgánicos.
1.- Fertilizantes Sintéticos: Los más usuales son los portadores de N–amídico, de N-nitratos y mixtos nítricos–amoniacales. Las características más relevantes de éstos son:

1.1.- N–amídico: Corresponde al que contiene la urea (46% de N). Su reacción es alcalina en los primeros días después de ser agregada al suelo y posteriormente es ácida si el suelo no tiene carbonatos libres. En este último caso, se debe monitorear la acidificación del suelo, vía análisis del mismo, ya que una acidificación excesiva puede implicar pérdida de bases (calcio, magnesio, potasio) y, dependiendo de la naturaleza del suelo, generar toxicidad de manganeso y cobre.

La urea como tal no es aprovechable por la planta sino hasta descomponerse por acción de una enzima (ureasa), siempre presente en el suelo. Forma carbonato de
amonio, inestable en suelos de pH alcalino y potencial formador de amoniaco (NH3) cuando la urea es mal aplicada (en cobertera sobre suelo húmedo). No obstante, si ha sido bien aplicada, las pérdidas son mínimas. Su acción es lenta en primaveras frías o en suelos con excesiva humedad.

1.2.- N-nítrico: Las plantas absorben el nitrógeno de preferencia en forma nítrica, la cual es de acción rápida aún a bajas temperaturas o excesos relativos de humedad. El nitrato no es retenido en el suelo, por lo que en aquellos delgados y de texturas gruesas debe aplicarse parcializado para evitar problemas de lixiviación excesiva. En suelos de texturas medias y profundas, las pérdidas son iguales a las de cualquier otro fertilizante nitrogenado convencional.

1.3.- Nitratos de amonio: Ocasionalmente se cuenta con fertilizantes de este tipo, que aportan nitrógeno en forma nítrica y amoniacal en una proporción similar. Tienen la ventaja de entregar nitrógeno rápidamente aprovechable (forma nítrica) y una fracción importante (50%) como amonio, el cual queda retenido temporalmente en el complejo arcilloso del suelo.

2.- Fertilizantes Orgánicos: Los más empleados en general corresponden a guanos, compost y humus de lombriz. Son un aporte muy importante a la fertilidad y su conservación en el suelo. Además de suministrar nitrógeno, fósforo y potasio (NPK), activan la flora microbiana. Una parte importante de los nutrientes minerales queda en los propios microorganismos, lo cual disminuye eventuales pérdidas. También mejoran la estructura del suelo al formar complejos con la fracción mineral arcillosa y por la importante acción que tienen sobre las lombrices, las cuales al excavar galerías generan estructura, y en el paso de la tierra por su tracto digestivo mejoran la fertilidad. Este tipo de materias orgánicas producen efectos positivos en los árboles, derivados principalmente de mejorías del sistema radicular.

2.1.- Guanos:
Es preciso tener presente que los guanos provenientes de monogástricos (aves, cerdos, equinos) si no están maduros son muy salinos, contienen altas concentraciones de amonio y desprenden amoníaco, el cual puede ser dañino para los árboles. El aporte de todo tipo de estiércoles a suelos debe tener presente las normativas básicas de su empleo para evitar contaminación y o degradación de los mismos, así como problemas fitosanitarios transmisibles a los vegetales.,



2.2.- Compost:
En intervenciones anteriores, he señalado los pro y contra del empleo de este tipo de insumos como aporte de materia orgánica a suelos, lo que en definitiva nos inclina a favorecer el aporte de humus de lombriz como material de excelencia.

2.3.- Humus de lombriz:
Las fecas de la lombriz (crotovinas) representan microáreas de alta concentración de nutrientes disponibles y determinan una estructuración de suelo óptima. En párrafos finales aporto sugerencia de su empleo específico en nogales.

Fósforo y análisis foliar:
En los déficit leve o moderado de fósforo, no se producen síntomas visibles en el follaje y sólo se evidencia un ligero menor vigor. Por lo mismo, el análisis foliar es muy importante para determinar este elemento.
Este nutriente tiene relevancia en la fructificación y en el desarrollo radicular. Una forma de estar seguros de que los niveles son los adecuados es con análisis foliar. Un nivel adecuado en las hojas garantiza contar con suficiente fósforo al interior del árbol, e indica que la alta concentración local requerida en la fructificación y en las raíces está satisfecha.

Con niveles foliares en descenso, acercándose al nivel bajo de acuerdo a estándares californianos (0,14%) o bien con un nivel francamente deficitario (menor o igual a 0,1%) es recomendable aplicar fósforo. Una dosis estimativa de la extracción de una buena cosecha (3.500 kg/ha) es de aproximadamente 9 kilos.

La eficiencia de recuperación del fósforo en suelos de pH alcalino es del orden del 25% de lo que se aplica, con lo cual la dosis a agregar es de 9/0,25 = 36 kg de fósforo, equivalente a 82 kg de P2O5/ha.

Una fuente eficiente, en pH alcalino, es el fosfato monoamónico (MAP; 10-50- 0) o los fertilizantes complejos que lo contengan. La aplicación se puede hacer localizada en el segundo surco de riego.

La época debe coincidir con alguno o ambos de los peaks de crecimiento de raíces del nogal: a mediados o fines de primavera y a mediados o fines de verano.

(EN SIGUIENTE APORTE CONTINÚO CON EL TEMA)

Un abrazo cordial
Patricio

 Respuesta #2 - Publicada 28/09/2011 por:  
 Ligia Belli Usuario registrado: Dic 2008
Ticuantepe (Managua) - Nicaragua
Re: NOGAL 1/NUTRIENTES Y OPCIONES DE FERTILIZACIÓN:
Estimados Martín y Carlos,

De regreso al Foro, me encontre con estos escritos sobre el Nogal, muy interesantes! Pero me podrían especificar el nombre científico de este Nogal al que se refieren? El que nosotros conocemos, en nuestra región, se llama Nogal tambien pero su nombre científico es Juglans olanchanum. Tengo la leve sospecha que no es el mismo...

Saludes desde Nicaragua

 Respuesta #1 - Publicada 03/09/2011 por:  
 Carlos Navarro González Usuario registrado: Nov 2007
Albacete (Albacete) - España
Re: NOGAL 1/NUTRIENTES Y OPCIONES DE FERTILIZACIÓN:
Muchas gracias Patricio, y muy amable.

Reciba un fraternal saludo de un amigo de España.

Carlos Navarro González
Ingeniero Forestal y del Medio Natural
Universidad de Castilla-La Mancha

<< Volver a mensajes Destacados
<< Volver al foro General
*Estilo clásico*

Página 1 de 1