Entrar  
 


<< Volver a mensajes Destacados
<< Volver al foro General
*Estilo clásico*

Página 1 de 0
  Mensaje :
 Publicado 31/08/2004 por:  
 Patricio Basaure Delgado Usuario registrado: Dic
Chile
Manejo de la Fertilidad del Suelo - TEMA LIBRE:
Fertilidad es sinónimo de la capacidad de dar vida. Al referirnos a la fertilidad de suelos, señalamos su capacidad para permitir y sustentar la vida vegetal. Esta fertilidad no sólo depende de la presencia de nutrientes en el suelo, sino también de su disponibilidad para las plantas, de la capacidad del perfil en el suelo para almacenar y entregar agua, de la existencia de un espacio físico para el crecimiento de las raíces y de la ausencia de procesos de destrucción de lo que haya logrado crecer en él. La fertilidad del suelo tiene, por lo tanto, componentes químicos, componentes físiscos y componentes biológicos, por lo que todo manejo adecuado debe considerar mecanismos de optimización de estos tres tipos de componentes en forma interdependiente.A continuación se analiza en forma detallada esta interrelación.
Manejo del Nitrógeno:El nitrógeno se encuentra en distintas formas en el suelo, aunque es absorvido por las plantas y microorganismos como nitrato (NO3) o amonio (NH4), puede encontrarse en muy diversos estados de oxidación y reducción.Gracias a que la solubilidad de los compuestos nitrogenados es alta, su disponibilidad para las plantas y microorganismos normalmente también es alta, siempre y cuando el estado de oxidación sea el adecuado. La estrategia central para la nutrición nitrogenada no pasa por aumentar las disponibilidades del elemento nitrógeno, sino por "optimizar el balance de nitrógeno en el suelo", lo que hace necesario, aunque parezca obvio, maximizar las entradas y minimizar las salidas de éste elemento mineral. Las entradas y salidas variará de acuerdo al tipo de cultivo, tipo de suelo, formas de fertilización, nivel de materia orgánica en el suelo, prácticas agronómicas y culturales, entre otras. Así, un suelo arenoso sometido a latas tasas de fertilización soluble y altas tasas de riego, puede perder hasta un 90% del nitrógeno presente, los suelos francos o arcillosos sometidos a fertilización orgánica y rotaciones con leguminosas, suelen presentar balances positivos de nitrógeno.
Las principales entradas de nitrógeno al suelo se producen a través de las distintas formas de fijación biológica. Este proceso que consiste en capturar nitrógeno del aire en forma de N2 y transformarlo en NH3 - NH4 utilizable, lo que puede ocurrir en forma simbiótica, por parte de las leguminosas, y especialmente mediante la acción de los microorganismos de vida libre presentes en el suelo. Una primera medida de optimización de la fijación biológica del nitrógeno consiste en no olvidar que los agentes fijadores son seres vivos. Todo proceso que atente contra la vida en el suelo tendrá efectos negativos sobre el potencial fijador. Tanto la fijación libre como simbiótica, requieren de alta disponibilidad de energía, condición que se encuentra en suelos con altos contenidos de materia orgánica lábil y altos niveles de exudación radicular.
En cuanto a las pérdidas de nitrógeno en el suelo, cuatro son las grandes formas de salida en los sistemas productivos: lixiviación, volatilización, cosecha y erosión. Para minimizar la lixiviación y volatilización, es importante considerar que el nitrógeno es un elemento de alta movilidad, puede ser fácilmente aprovechado por las plantas y también puede perderse fácilmente por lixiviación y volatilización, por lo que debe ser adherido al suelo, un mecanismo directo que logra este objetivo es la absorción por parte de plantas y microorganismos del suelo. Cabe destacar que el mayor reservorio de nitrógeno en el suelo se encuentra en los microorganismos que lo habitan, siendo las bacterias, hongos y nemátodos de libre los principales componentes de ésta "bodega biológica de nitrógeno". Dado que todos los estados intermedios del nitrógeno, entre nitrato y amonio, no pueden ser utilizados por los vegetales y microorganismos y quedan así sujetos a pérdidas potencialmente aceleradas, es necesario evitar los cambios en los estados de oxidación del mineral, lo que se logra mejorando la estabilidad ambiental, por lo que disminuir la labranza y evitar extremos de humedad son medidas básicas en la economía del nitrógeno.Si bien las salidas de nitrógeno a la cosecha son inevitables, pueden ser reducidas en gran medida mediante el reciclaje de los desechos vegetales y animales, especialmente a través de procesos de compostaje y especialmente del vermicompostaje.
Manejo del Fósforo: El fósforo a menudo aparece como un nutriente limitante en los suelos agrícolas,no es posible capturarlo biológicamente desde el aire, como ocurre con el nitrógeno. En general,los equilibrios de reacción del fósforo tienden a mantener la mayor parte de él en condiciones no disponibles para las plantas o microorganismos.Un manejo de fertilidad de suelos racional y sustentable hace indispensable aumentar al máximo la eficiencia de su utilización, la que no depende de mayores tasas de aplicación de fertilizantes, sino de fomentar procesos de reciclaje y de solubilización del fósforo en el suelo. Los equilibrios de reacción entre las distintas formas de fósforo dependen de los coloides y minerales presentes en el suelo, el pH, la actividad microbiológica, la presencia de enzimas, ácidos orgánicos y la intensidad de la demanda del nutriente. Cabe destacar que el uso de fertilizantes químicos además de ser tóxicos para los microorganismos, colaboran en gran medida para fijar el fósforo no dejandolo disponible para la alimentación de las plantas. Si bien la composición del suelo y su pH son difíciles de alterar, los agentes de orígen biológico son posibles de manejar, lo que es de suma importancia, atendiendo que ellos tienden a mantener el fósforo en sus estados de mayor disponibilidad, lo que asegura un mayor y mejor uso del fósforo del suelo.
En síntesis, el uso de "humus de lombriz", por sus características de coloide, ser un producto orgánico con una abundante presencia de microorganismos, pH cercano a la neutralidad, entre otras características, permite recuperar la fertilidad de los suelos,en forma equilibrada y armoniosa con el medio ambiente.
Patricio Basaure D.

lombritec@lombricultor.com


<< Volver a mensajes Destacados
<< Volver al foro General
*Estilo clásico*

Página 1 de 0