Entrar  
 


<< Volver a mensajes Destacados
<< Volver al foro General
*Estilo clásico*

Página 1 de 1
  Mensaje (1 respuestas):
 Publicado 19/07/2005 por:  
 Patricio Basaure Usuario registrado: Dic
Chile
¿SOMOS EL CUARTO PODER? ¿FENÓMENO :
Estimados amigos del Foro:
Quiero compartir con cada uno de Uds.un artículo publicado en la "REVISTA DEL CAMPO" (revista que representa los intereses de empresarios del agro chileno), la cual se anexa semanalmente (los días Lunes) a uno de los periódicos nacionales de mayor circulación y antigúedad de Chile (El Mercurio).
El artículo en cuestión apareció el día Lunes 6 de Junio del 2005, en el Nº 1.508 de la REVISTA DEL CAMPO, en la página 2 (contraportada), sección "OPINIÓN", titulado ¿El cuarto poder?, cuyo autor es el señor Jorge Quiroz, Ph.D. en Economía, Universidad de Duke.
TRANSCRIPCIÓN DEL ARTÍCULO: (Textual)
¿El cuarto poder?
Se les consulta obligatoriamente en la promulgación de normas medioambientales. Participan activamente en la discusión de evaluaciones de impacto ambiental de todos los proyectos relevantes de inversión. Cuando sus criterios no son recogidos, "se bajan" de los procedimientos de decisión oficiales y optan por las manifestaciones públicas, logrando, muchas veces, modificar o detener procesos que tenían su visado institucional legal.
Son maestros en el manejo de los medios. Difunden internacionalmente informes sobre la situación ambiental de Chile y son escuchados; parecen destinar más recursos que el propio gobierno en éste campo. Han puesto en problemas la imagen internacional de la industria del salmón, de la industria forestal y de la fruticultura de exportación, entre otras.
Bien organizados, y usualmente con financiamiento internacional, no es recomendable enemistarse con ellos: son capaces de trabar inversiones de gran magnitud: Ralco, Celco y un gran proyecto minero se cuentan entre los episodios recientes más connotados. Han influido directamente, y no para bien, sobre lineamientos de política para litorales tan extensos como el de la XI Región, que es mayor al de varios países europeos juntos.
Parecen un cuarto poder, pero a diferencia de los poderes oficiales, no responden a nadie por sus acciones. Si por virtud de las mismas, hoy estuviésemos con racionamiento eléctrico (Ralco), no habría cómo pedirles que pagasen la cuenta.
Estamos hablando de las "Organizaciones No Gubernamentales", más conocidas como las "ONG". Sus ámbitos de acción preferidos son el medio ambiente, los recursos naturales y las minorías indígenas. Son un fenómeno mundial.
Aunque siempre han existido, la globalización y el fin del comunismo en el mundo han hecho explosivo su crecimiento. De acuerdo a una fuente, las ONG han aumentado en el mundo, de 6.000 en 1990 a 26.000 a la fecha de hoy. Como todo poder, puede ser bien o mal usado, como lo plantea un artículo reciente, queda la pregunta de si las ONG contribuirán a la democratización del mundo o lisa y llanamente, al desgobierno global.
En Chile, en una primera etapa, las ONG pueden haber contribuido a una conciencia ambiental mayor y a contar con más información sobre decisiones antes tomadas entre cuatro paredes. Pero en el lado oscuro de la fuerza, muchas de ellas comienzan a adoptar acciones que se oponen a cualquier alternativa de desarrollo sustentable basada en los recursos naturales y a colaborar con el desgobierno.
No se pueden eliminar por decreto; tampoco sería deseable hacerlo. Las opciones extremas deben combatirse en el campo del debate de ideas y, lo que es más importante, con el reforzamiento institucional y el buen gobierno. Para contarrestarlas se requiere mejor calidad de gestión pública, fortalecimiento de los procesos de evaluación de impacto ambiental y, lo que es crucial, participación activa en el debate público de las ideas por parte de las organizaciones empresariales. Ese es el camino.
(FIN DEL ARTÍCULO)
OPINIÓN PERSONAL SOBRE ÉSTE ARTÍCULO:
El texto señalado, tiene como objetivo central, descalificar a toda persona que defienda el medio ambiente, los recursos naturales, la salud humana en general y sin duda alguna, defender los intereses económicos de los empresarios del agro.
-Se nos consulta para promulgar normas ambientales y participamos activamente en la discusión de evaluaciones de proyectos relevantes de inversión, porque "tenemos conocimientos sobre el tema". Si nuestros criterios no son recogidos, obviamente que tenemos el derecho de manifestarnos públicamente y hacer lo imposible para detener un daño ambiental causado por procesos productivos negativos.
-Nos tildan de "maestros en el manejo de los medios", cuando usamos los mismos canales por ellos usados, (sólo algunos, muchas veces alternativos), considerando que a nivel mundial, los medios más importantes están bajo su control económico. Esta inserción que denosta nuestra opción, de hecho se publica en el diario de mayor circulación nacional.
-Somos escuchados, porque afortunadamente hoy, sí existe a nivel mundial, una mayor conciencia sobre el medio ambiente y la necesidad de protección del mismo.
-No destinamos más recursos que los gobiernos de cada país en éste campo, ni mucho menos. En mi caso personal, y sé que de la gran mayoría de nosotros, lo hacemos por conciencia. No pertenezco a institución alguna, ya sea nacional o internacional, no tengo financiamiento de ningún tipo de terceros, tanto mi tiempo como mi acción al respecto, lo financio con mi propio esfuerzo y trabajo cotidiano. En éste sentido, este frío economista defensor del empresariado agrícola nacional, tiene razón, "no respondo a nadie por mis acciones", respondo sólo a mi conciencia, y para mí, eso basta.
-Es cierto que somos un fenómeno mundial. Nuestros ámbitos de acción preferidos son el medio ambiente, los recursos naturales y las minorías indígenas. No es simple casualidad, que dichos ámbitos van ligados intrínsicamente en el daño que ocasionan los procesos productivos del frío mercantilismo que hoy nos afecta con mayor fuerza. Es común erradicar pueblos indígenas de zonas donde han habitado centenares de años, trasladándolos a regiones marginales, teniendo como objetivo central, instalar procesos productivos altamente rentables y contaminantes. Defender estos ámbitos no tiene como pre-requisito ser "comunista" o una ideología extrema. Queda claro que la alusión al término "comunista", tiene por objetivo, el atemorizar a personas comunes sobre nuestras "escondidas intenciones", asumiendo erróneamente, pero con la intencionalidad que es del interés del empresariado, que comunismo es sinónimo de ataque, ruptura, guerra, etc. etc. etc. Dejo en claro que, no teniendo nada en contra de aquellas personas que tienen una ideología u otra, a las cuales respeto en su derecho de libre pensamiento, en lo personal, "no soy, no he sido, ni seré comunista", ya sea en calidad de militante partidiario o de simple simpatizante.
-Así como éste economista les propone a los empresarios agrícolas, concuerdo que las opciones extremas deben combatirse en el campo del debate de ideas, siendo crucial, la participación activa en el debate público de las ideas por nuestra parte, lo que nos debe impulsar a lograr el máximo conocimiento posible sobre nuestras propuestas, la lombricultura, la agricultura orgánica, la protección de los recursos naturales y del medio ambiente en general.
Patricio Basaure D.
Director LOMBRITEC - Chile


 Respuesta #1 - Publicada 20/07/2005 por:  
 Manuel Octavio Cuesta Carbajal Usuario registrado: Dic
Mexico
Re: ¿SOMOS EL CUARTO PODER? ¿FENÓM:
COLEGA

A ESTAS PERSONAS YO LOS LLAMO "HUERFANOS DEL SAVER" PERSONAS QUE SON UNIDIRECCIONALES. FANATICOS DE LAS AGROEMPRESAS, DONDE QUIEREN CONVERTIR A LA AGRICULTURA EN EMPRESAS. OLVIDANDOSE DE LA PRIMERA PARA CREAR UNICAMENTE EMPRESARIOS MONOTONOS.

TOTALMENTE DE ACUERDO CONTIGO, PA’LANTE HERMANO, JUNTOS LUCHAREMOS POR UN SOLO PENSAMIENTO SOBERANO, DONDE TENGA COMO CIMIENTO LA EQUIDAD, LA JUSTICIA Y LA LIBERTAD.

ING. OCTAVIO CARBAJAL
asesor tecnico cafe organico OPERT

<< Volver a mensajes Destacados
<< Volver al foro General
*Estilo clásico*

Página 1 de 1